En EE.UU., suman más de 60 muertos, según autoridades y advierten que se espera un peligroso deshielo de nieve que provocará intensas lluvias.