Las células de las esponjas marinas contra la Covid y el Alzhéimer, fueron descubiertas en las costas de la Península de Yucatán, México. Foto: Marbles.

El científico de México, Dawrin Pech Puch, ha revelado que, en moléculas de esponjas marinas, podrían haberse encontrado potenciales fármacos para combatir el alzhéimer y la pandemia de la Covid-19. La investigación del biólogo marino, se enfoca en la exploración y búsqueda de fármacos en diversas especies del mar. ¿De qué se trata este importante hallazgo?   

El especialista, detalló que este grupo de moléculas de esponjas marinas, las cuales tienen virtudes antiinflamatorios, han sido obtenidas en las costas de la Península de Yucatán, al sureste de México, y las mismas pueden ayudar a combatir células cancerígenas y bacterias multirresistentes. 

¿Qué son las esponjas marinas?

De acuerdo a la explicación del experto, las esponjas marinas son organismos acuáticos primitivos, las cuales habitan desde hace millones de años en el ambiente marino y las hay también en ambientes dulceacuícolas. Es decir, con animales que no tienen tejido, y se forman de un conjunto de células, habitando en diversas profundidades.

Las esponjas marinas son animales que no tienen tejidos y habitan en las profundidades de cero a mil metros.

Tras obtener las esponjas marinas, estas pasan por un proceso químico a fin de obtener los productos naturales que están dentro de las mismas; las cuales tienen una peculiaridad, al estar rodeadas de las aguas del Golfo y El Caribe, han desarrollado habilidades y estrategias de adaptación, para sobrevivir.

Puedes leer: La única tortuga gigante fantástica del mundo, es encontrada en Isla Galápagos

Dawrin, precisó que, en Yucatán, generalmente se investigan grupos de moluscos, algas marinas y cónidos; sin embargo, las esponjas han sido poco exploradas, “por eso decidí investigar sobre ellas en la zona de El Caribe y Golfo de México, Arrecife, Alacranes, Cozumel y playas cercanas a Belice”, precisó el científico.

Te puede interesar: Nicaragua: Un refugio para las tortugas

El estudio presentado por Wawrin Pech, fue realizado en conjunto con el Instituto de Investigaciones Biomédicas y el Centro de Investigaciones Científicas; la Fundación Medina de España; el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de México y las universidades de Sevilla, Alemania, Reino Unido y Portugal.