Las fuerzas armadas de Texas, Estados Unidos, al asecho de miles de migrantes que pretenden ingresar al país norteamericano.

Con un despliegue de fuerzas armadas, Estados Unidos espera a miles de migrantes que intentan ingresar desde México al país norteamericano. La Guardia Nacional, se apostó a orillas del Río Bravo, en El Paso, Texas; frontera con Ciudad Juárez, Chihuahua; donde con tanquetas, camiones blindados, armas de alto calibre y un alambrado de púas impide el paso de miles de personas, incluyendo a decenas de niños.

El flujo de migrantes en la frontera, esta vez, se llevó en el marco del posible levantamiento del Título 42 que mandata la expulsión inmediata de los indocumentados hacia México, sin embargo, este fue prolongado por el Tribunal Supremo estadounidense, ante la solicitud de fiscales de 19 estados.

“Conforme lo exige la orden administrativa de suspensión dispuesta por la Corte Suprema, la orden sobre salud pública en virtud del Título 42 seguirá vigente en este momento y las personas que intenten ingresar en Estados Unidos ilegalmente seguirán siendo expulsadas a México”, detalló en un comunicado el Departamento de Seguridad Nacional norteamericano.

En ese contexto, autoridades mexicanas calificaron de desproporcionada la movilización armada de Estados Unidos. El alcalde de Ciudad Juárez, Cruz Pérez Cuéllar,  reaccionó expresando que es un “exceso” las actuales acciones contra los migrantes.

Puedes leer: Se eleva un 92 % las deportaciones de menores de edad desde Estados Unidos hacia Centroamérica

Además, Pérez enfatizó en la preparación de albergues que se encuentran a disposición de los migrantes que no ingresarían a Estados Unidos en las próximas horas y días.

Te puede interesar: El derrumbe del colonialismo francés en África

La situación de los migrantes provenientes de distintas nacionalidades, la mayoría centroamericanos del Triángulo del Norte, donde huyen de la pobreza, el desplazamiento forzado, la delincuencia y la violencia sistemática de sus países.