Las investigaciones continuarán, ante la reciente hipótesis de que una fuga de gas, haya provocada asfixia entre los mamíferos.

La aparición de unas 2,500 focas muertas en la costa del mar Caspio en la República rusa de Daguestán; ha levantado las alertas de las autoridades, quienes después de inspeccionar los cuerpos dispersos en un radio de 150 a 200 kilómetros, determinaron como “factores naturales” el causante de los decesos, pero las indagaciones permanecen vigentes.

“Los factores naturales fueron reconocidos como la versión principal de la muerte de la foca del Caspio. El estado de los órganos internos de las focas estudiadas no confirmó la hipótesis de su intoxicación con metales pesados ​​o pesticidas”, informó el Ministerio de Recursos Naturales de Daguestán, a través de su canal de Telegram.

Sin embargo, la hipótesis más reciente presentada por la jefa del organismo supervisor ruso del medio ambiente Rosprirodnadzor, Svetlana Radiónova, sugieren las focas halladas podrían haber muerto por una falta de oxígeno provocada por una fuga de gas natural, detalló a través del canal Rossiya 24.

Hasta el momento, las investigaciones para las autoridades continúan y se espera un informe preciso al finalizar la semana, donde se dará una causa oficial.

Puedes leer: Osos polares desafían el cambio climático

“Esta es la muerte más masiva de focas del Caspio en los últimos diez años. Las razones se establecerán después de los estudios de laboratorio del material patológico de los animales muertos”, agregó el departamento.

Te puede interesar: El inevitable cambio climático que destruirá a la humanidad

No es la primera vez que sucede esto, en 2012 y 2016 se registraron casos similares en estas costas.

De acuerdo al Ministerio de Recursos Naturales de Daguestán, este hecho no ha sido crítico para la población total de focas que se estima entre 270 mil y 300 mil, con un crecimiento bastante estable.