Rusia y Turquía mantienen importantes acuerdos de cooperación en distintos campos.

Turquía trabajará conjuntamente con Rusia, una alternativa para facilitar que el sistema de pago ruso Mir continúe operando en el país, luego de las amenazas estadounidenses contra los bancos turcos que mantienen intercambio financiero con Moscú. 

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que ya se sostuvieron negociaciones con el Kremlin y que ya tiene “alternativas”, y que pronto se debatirán con los ministros de ambas naciones.

El sistema de pago Mir es una alternativa impulsada por el Gobierno de Rusia, y busca expandir su uso hacia otros países que no apoyan las sanciones occidentales contra la nación euroasiática. Además, el uso de la divisa ha permitido el intercambio del turismo entre Ankara y Moscú, según Bloomberg HT.

Constantes amenazas de EEUU

Rusia y Turquía han estrechado importantes acuerdos de cooperación en distintos campos, principalmente en el de combustibles y energético, sin embargo, Estados Unidos se opone a la relación del gobierno de Erdogan con el del mandatario ruso, Vladímir Putin.

En ese sentido, Washington ha amenazado con sancionar a las empresas y bancos turcos que trabajan con el sistema de pago Mir.

Puedes leer:  Comercio internacional descarta transacciones en dólar

A mediados de septiembre, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de EEUU, se encargó de comunicar sobre la nueva disposición, provocando que dos de los principales bancos turcos, Isbank y Deniz Bank, suspendieran el uso de la tarjeta,  según reseña Sputnik.

Te puede interesar: Inflación «gana la guerra» en Europa

Ante esta circunstancia, « los bancos privados turcos decidieron asegurarse contra la amenaza de las sanciones y suspendieron las operaciones con el sistema Mir», mencionó Recep Burcin, experto en economía de Turquía.