Las acciones económicas desde Estados Unidos, pone a la Unión Europea en la tentativa de demandar al país norteamericano ante la Organización Mundial de Comercio.

La preocupación en Europa aumenta ante la nueva Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, porque entrará en vigor a partir del 1 de enero y aplicará subsidios que superan los 370 mil millones de dólares a empresas estadounidenses encargadas de la producción de energías renovables.

Europa y Estados Unidos se dirigen hacia un grave conflicto comercial, ante la nueva Ley impuesta por el Gobierno de Joe Biden, que contradice por completo las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), expresó el jefe del Comité de Comercio en el Parlamento de la UE, Bernd Lange.

“Esto nos dejará claro que el enfoque de EE.UU. claramente no es compatible con las regulaciones de la OMC”, expresó Lange, quien exigió a la Unión europea a presentar una queja formal ante la OMC contra el curso de EE.UU. dentro de los próximos meses.

El conflicto para la Unión Europea radica en que, con la implementación de la IRA, necesitarán proteger a las empresas nacionales de las desventajas competitivas en comparación con Estados Unidos, además de hacer todo lo posible para evitar que la inversión se traslade al país norteamericano, lo que haría caer al viejo continente en la desindustrialización.

Puedes leer: FMI pronostica un aumento del 9 % del costo de vida en Europa en 2023

Ante las preocupaciones, el presidente del Consejo Europeo, expresó que “la Unión Europea no puede ser víctima colateral de las tensiones y la competencia entre China y Estados Unidos”, además recordó que “hay una coordinación sin precedentes en la guerra en Ucrania. Pero el impacto del conflicto en EE.UU. no es el mismo que en Europa. Estados Unidos es un exportador de recursos energéticos. La UE tiene una factura muy alta, nos arriesgamos a una recesión económica”.

Te puede interesar: Inflación «gana la guerra» en Europa

De acuerdo a Bernd Lange, aunque existe la reunión vigente entre el Consejo de Comercio y Tecnología conjunto entre la Unión Europea y Estados Unidos, no cree que haya muchos cambios, puesto que la Ley ya ha sido aprobada y el bloque europeo debe buscar otras soluciones lo antes posible.