Luis Fernando Camacho es arrestado por autoridades bolivianas por su implicación en el caso “Golpe de Estado I”.

El gobernador de Santa Cruz de la Sierra, y figura opositora al Gobierno de Bolivia, Luis Fernando Camacho, fue detenido el miércoles 28 de diciembre durante un operativo policial. La fiscalía de ese país declaró que Camacho tenía conocimiento del proceso judicial desde noviembre de 2020, bajo los cargos de terrorismo en grado de autor.

La detención de Luis Fernando Camacho ocurre a pocos días de que el Gobernador de Santa Cruz proclamara un discurso “felicitando” a la población cruceña por un paro indefinido que costó al país sudamericano mil millones de dólares en pérdidas, en tan solo un mes.

Camacho fue uno de los principales promotores del golpe de Estado ocurrido en Bolivia en 2019, que tuvo como resultado el derrocamiento del entonces presidente Evo Morales y la imposición de Jeanine Añez como presidenta de facto de ese país.

Ataúdes de manifestantes muertos yacen en la calle después de que simpatizantes del expresidente Evo Morales fueran reprimidos por el ejército, en 2019. Foto: Agencia Boliviana de Información

Durante ese año, los defensores de Evo Morales fueron reprimidos por las fuerzas policiales y el ejército boliviano. Dos de los casos de mayor impacto fueron las llamadas masacres de Sacaba y Senkata, con un saldo de al menos 36 personas fallecidas por armas de fuego.

“Finalmente después de 3 años, Luis Fernando Camacho responderá por el golpe de Estado que derivó en robos, persecuciones, detenciones y masacres del gobierno de facto. Confiamos en que esta decisión se sostendrá con la firmeza que demanda el clamor de justicia del pueblo”, publicó en su cuenta de twitter Evo Morales.

Puedes leer:Bolivia reanuda juicio del caso golpe de Estado II

Camacho ha sido catalogado como un fanático religioso de extrema derecho, ligado a grupos paramilitares. Daniel Walker/AFP

Te puede interesar: ¿Bolivia se enfrenta a un nuevo golpe de Estado?

La fiscalía de Bolivia pidió prisión preventiva por seis meses para Camacho, quien no tiene una residencia fija; además de viajar constantemente, lo cual dificultaría la investigación realizada en su contra por su presunta participación en el golpe de Estado de 2019, además de promover el separatismo en Bolivia.