La NASA recopiló muestras sanguíneas con 20 años de antigüedad, y revela que los astronautas poseen mutaciones en la sangre.

A través de un estudio de muestras de sangre de astronautas, recolectadas desde 1998, revelan que existe una mutación que los hace vulnerables a enfermedades como el cáncer, según el equipo de científicos de la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí, en Estados Unidos.

La investigación fue publicada en la revista de ciencia, Nature Communications Biology, y se basa en la muestra de 14 astronautas, donde concluyen que esta clase de mutación puede ser ocasionada por factores ambientales, como la exposición a la radiación ultravioleta o algunas sustancias químicas.

Astronautas en la Estación Espacial Internacional (EEI). Foto: NASA

La mutación ha sido evaluada como somática, es decir, que se adquieren a lo largo de la vida y no se transmiten.

Puedes leer: Telescopio Webb captura impresionante imagen de anillos de Neptuno

“Los astronautas trabajan en un entorno extremo donde muchos factores pueden dar lugar a mutaciones somáticas, sobre todo la radiación espacial, lo que significa que existe el riesgo de que estas mutaciones se conviertan en hematopoyesis clonal”, explicó David Goukassian, profesor de cardiología del Mount Sinai.

Te puede interesar: ¿Nos acercamos a una catástrofe mundial?

Al respecto, los científicos opinan que la mutación no representa un peligro “mayor” para los astronautas y tampoco desarrollaría dolencias, pero detallan que el riesgo aumenta con la exposición prolongada al entorno del espacio.