Una víctima más de las finanzas descentralizadas de criptomonedas, al conjunto que suma una pérdida de $1,600 millones en 2022.

Nueva alerta se genera en los propietarios de criptomonedas, con la publicación de la firma de seguridad de Blockchain, PeckShield, que detectó a un hacker luego de robar 732 Ether (ETH), es decir unos 950 mil dólares.

“El blanco de robo” fue un generador de direcciones de “billeteras de vanidad” de Ethereum llamado Profanity, que luego de ser vaciado, todos sus fondos se trasladaron al mezclador de criptomonedas Tornado Cash, que recientemente fue sancionado por Estados Unidos.

Direcciones de Vanidad

Las direcciones de vanidad son criptobilleteras personalizadas por los usuarios, para que tengan parámetros definidos por el propietario. Su vulnerabilidad se ve relacionada a que son generadas por humanos, en lugar de las cadenas aleatorias de letras y números creadas por un programa para mantener la seguridad.

Puedes leer: ¿Por qué el uso del Bitcoin genera polémica en el mundo?

Anteriormente, esta herramienta (Profanity), había recibido advertencias por sus direcciones generadas de forma insegura.

Te puede interesar: Criptomonedas: ¿El futuro de la digitalización financiera?

Según investigadores de Blockchain, Profanity ha permitido que algunos hackers hurten activos digitales con un valor en conjunto de 3.3 millones de dólares. Sin embargo, el monto de pérdidas por ataques digitales, en lo que va del 2022, asciende a $1,600 millones.